Flores y washi tape

Cada vez que vamos a empezar uno de nuestros trabajos, me encanta preparar un pequeño cuadro en una de nuestras paredes del taller, con algunas de las flores que vamos a utilizar para cada trabajo en concreto y empleando las maravillosas cintas japonesas (washi tape) para fijarlas.
Es un momento de relajación total;  buscar la flor perfecta, elegir la cinta a juego, empezar la composición hasta completar el cuadro... es como parte de una terapia, que nos ayuda a desconectar de lo pasado en el día, y comenzar un nuevo trabajo con la mente limpia de pensamientos. Os dejo muestra de uno de los últimos cuadros de flores, solo verlos relajan..... verdad?

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario