El Salto de la Novia


Hace unos meses que comenzamos a hablar con Diego e Isaac para preparar una editorial, todos queríamos que en un entorno natural y donde además contáramos una gran historia de amor. Cuando nos acordamos de la leyenda local de El Salto de a Novia, lo tuvimos claro, era la historia que queríamos representar y volver a la vida. Nos pusimos a contactar con amigos que nos ayudaran con su apoyo a conseguir el mejor resultado, y viendo el trabajo final de todos solo podemos decir que estamos felices y dar las gracias a todos por su gran trabajo.
¿Te gustaría conocer la leyenda el Salto de la Novia y ver como la representamos?



"Cuenta la leyenda que hace muchos años, todos los enamorados de un pueblecito llamado Navajas en el interior de Castellón, antes de contraer matrimonio, debían someterse a un curioso ritual para demostrar ante todos que su amor era verdadero. Días antes de la boda, debían ir juntos a la Cascada del Brazal, bajo las estrellas y ante la atenta mirada de todos los lugareños, la novia debía cruzar mediante un salto el río en su parte más estrecha. Si cruzaba con éxito se demostraba que la joven quería profunda y fielmente a su amado y aseguraba que su matrimonio sería feliz.
Un día, le llegó el turno a una pareja de enamorados radiantes de felicidad deseosos de mostrar ante todos su amor verdadero y demostrar lo absurda que era esta tradición.
Todo el pueblo esperaba el salto con impaciencia. Pero aquel día, el comentario general se centraba en lo revuelto que bajaba el río y en el ruido ensordecedor del agua al entrechocar con las rocas, aunque confiaban en el destino, pues daban por seguro que la fuerza del amor de aquella joven sería más fuerte que la del embravecido río. También los dos enamorados pensaban y murmuraban lo mismo, pero ella aunque nerviosa, se separó de su amado y se dispuso a saltar. Cogió carrerilla y controlaba el momento de tomar impulso, pero cuando llegó el salto, perdió pié y… la fatalidad quiso que cayera al agua y fuera rápidamente arrastrada hacia un remolino que la escondía y la mostraba a su capricho.
El joven, desesperado y en un prueba suprema de amor, se arrojó inmediatamente al río para tratar de rescatarla de la potente corriente que la llevaba a una muerte segura, pero la corriente del agua los sumergió a ambos. Sus jóvenes cuerpos, inertes y entrelazados, aparecieron río abajo, donde el agua culmina su remanso. Aquella terrible tragedia, hizo reflexionar a los lugareños sobre tal fatídica tradición, y coincidiendo todos en que aquello podría traer más desgracias que alegrías, se dinamitó el paso estrecho para que en el futuro, a nadie se le ocurriese saltar de nuevo.
Pero cuenta la leyenda que aun hoy, en las noches de luna llena, cuando los luceros danzan en el firmamento, se escuchan por el valle las promesas de amor eterno de los enamorados que murieron por demostrar a los demás lo que ellos bien sabían. Desde entonces la Cascada del Brazal llora su perdida, y el río se convierte en el manto blanco y puro de la novia, que acoge a su amante, convertido en piedra."





 





 









 






Hemos querido representar la leyenda, lo que allí aconteció y convertir en eterno el amor de la pareja, paralizando el tiempo justo el día de su boda, como si se convirtieran en estatuas y el paraje natural se adueñase de la historia, de su historia de amor y la hiciera eterna. 


Gracias a todos por formar parte de algo tan bonito.
Fotógrafo: Diego de Rando
Decoración, atrezzo y flores: El Jardín de Mama Ana. Diseño de Eventos.
Coordinación y estilismo: Rodolfo Mcartney
Peluquería y maquillaje: Alex Sorolla
Vestido de novia: YolanCris
Tiara: Suma Cruz
Traje y accesorios de hombre: Pugil
Tarta: Ros cakes & Co
Novios: Fran Llorens y Ana Crespo

2 comentarios: